Yoga y salud


Las prácticas físicas y la fisiología corporal vital


El primer obstáculo a superar es la mala salud o la enfermedad. El cuerpo sano es el instrumento inicial del logro, porque si el vehículo se estropea , el viajero no puede seguir adelante. La salud física es importante para el desarrollo mental y espiritual.
Las prácticas para desarrollar un estado de salud vibrante son una combinación de posturas, hiladas en series bien definidas , o posturas individuales (asanas) que apuntan a corregir un malestar físico-energético. Las posturas y las series pueden ser dinámicas o pasivas, según se lo requiera, y se realizan integradas a la respiración, a técnicas de purificación( kriyas), a visualización y a ejercicios de concentración.
Los efectos sobre el organismo son múltiples: se flexibiliza y fortalece la musculatura, adquieren movilidad las articulaciones, la columna vertebral se corrige y tonifica, se favorece la circulación sanguínea, se purifican los pulmones y se vuelve óptimo su funcionamiento, se activa el hipótalamo y se equilibra el metabolismo, se regula el funcionamiento glandular en su conjunto, se alcanza así el equilibrio endócrino y se estimula el sistema inmunológico,etc…
El joven, el viejo, el débil, e incluso el enfermo obtienen la perfección en su organismo con la práctica constante. A quien practica lo persigue el éxito, porque el único secreto del éxito reside en la práctica constante. Como dicen las antiguas escrituras del Yoga:” Es aprendiendo el alfabeto como se puede llegar, mediante la práctica, a la maestría de todas las ciencias; de la misma forma, a través de la práctica de las posturas, se adquiere el conocimiento de la verdad”.
Las posturas se han desarrollado durante siglos conformándose para el ejercicio de cada músculo, cada nervio, cada glándula del cuerpo y aseguran el desarrollo físico, la fuerza y la elasticidad, manteniendo el cuerpo libre de enfermedad, disminuyendo el cansancio y disciplinando el espíritu.


 

La respiración y el plano anímico-volitivo


La respiración pertenece al dominio del instinto. Es un reino automático de funcionamiento, actúa sin que le prestemos atención. Pero las tensiones físicas, las emociones negativas y el desorden mental afectan a la respiración. Se vuelve entrecortada, poco profunda y con un mínimo de energía ambiental.
La respiración es el mecanismo por el cual incorporamos la energía de la vida. Cuando la energía de la vida es insuficiente en nuestra respiración, las emociones y la voluntad inmediatamente se ven afectadas, los males más comunes son: desgano, desolación, aburrimiento, depresión, abulia, incertidumbre, angustia, etc.
A continuación se debilita el sistema inmunológico y la esfera de la mente se contamina con pensamientos irreflexivos. Por la falta de concentración, la situación desemboca finalmente en el deterioro de la salud.
La respiración consciente promueve la relajación, la concentración y la absorción de la energía de vida. Esta energía se denomina “prana” y circula por nuestro cuerpo.
La condición en la que vivimos tiene que ver con cómo circula el prana en nosotros. Cuando el prana fluye en nosotros de una manera discontinua y desordenada ( ya que los pensamientos y los contenidos psíquicos lo alteran) tenemos la sensación de estar separados de las otras personas y de la parte más elevada de nosotros mismos. Cuando el prana fluye de una manera armónica, nuestra visión de la realidad cambia: entramos en la experiencia de la unidad..El acceso a la conciencia superior está relacionado con el ascenso de prana en nuestra constitución. Sin el ascenso de prana estamos continuamente atrapados en círculos viciosos.
A medida que avanzamos en la práctica respiratoria, el cuerpo se va desintoxicando, y podemos entonces hacer las técnicas de purificación de los canales sutiles o nadis. Una vez que estos se limpian, se pueden controlar las corrientes de prana, redireccionarlas, orientarlas a través de métodos específicos con lo cual la conciencia accede a niveles superiores. Entonces “pranayama” se convierte en el movimiento de “prana”, el principio que dio origen al Universo, haciendo el camino de regreso a la Fuente, subiendo por el canal central y despertando en el cuerpo la memoria de su origen sagrado.


 

 

La meditación y el sistema nervioso

La meditación elimina el estrés que se acumula en el organismo. Es un proceso sin esfuerzo que conduce a una relajación profunda y libera al organismo y a la mente de todas sus toxinas. Prepara la unión entre cuerpo, mente y Vacío. Esta unión es la curación cuántica. Porque integra a nuestro cuerpo con la naturaleza del Cosmos.
Si la naturaleza es orden, inteligencia y creatividad; entonces, al unirnos con ella, despertamos a nuestra propia inteligencia, a nuestra propia salud.
El primer paso para que se produzca la transformación del organismo humano es darle a éste las técnicas para que encuentre la salud por sí mismo, ayudándose de esta inteligencia de la naturaleza. Esto funciona porque la meditación corrige una distorsión de la conciencia, el movimiento erróneo vuelve al orden y el individuo encuentra el camino que lo lleva al nivel de conciencia de la auténtica curación: un espacio de paz, bienestar y regeneración corporal.
Nuestro cuerpo no es independiente del cuerpo del Universo, porque al nivel de la mecánica cuántica no existen fronteras definidas. Somos una ola en el océano y el océano es el Universo.
La meditación transforma al sistema nervioso y genera nuevas sintonías con el universo nunca alcanzadas anteriormente.







Visite nuestro blog CLICK AQUI Visite nuestro Facebook CLICK AQUI